El Euríbor es el interés del que hacen referencia el 90% de las hipotecas, por lo que de él dependen los valores de las hipotecas que los bancos nos ofrecen. El 2016 cerró un Euríbor en negativo, por lo que cuando baja los hipotecados son los que ganan ya que se ahorran unos eurillos al final del año.

Euríbor baja y se paga menos hipoteca

Euribor en tasa negativa

Este beneficio para los hipotecados supone una pérdida para el banco, pero tranquilos que ellos no pierden nunca lo que quizás no ganen tanto como esperaban. El tipo fijo establecido en la hipoteca, que ya llegan al tercio de valor de las hipotecas dadas, ya cubre las ganancias mínimas que evitarían pérdidas en sus ganancias.

Este interés que se cobra entre los bancos al prestarse dinero tiene diferentes resultados que pueden ser negativos o positivos. Afectan a las hipotecas a tipo variable, y esto surge por las medidas extraordinarias tomadas por el Banco Central Europeo para estimular así la economía ante la crisis.

Si el Euríbor supera el 0%, denominado positivo, beneficia a los bancos porque el que presta dinero puede cobrarse un interés al recibir la devolución. Si el Euríbor es negativo entonces es realmente contraproducente ya que el banco que presta dinero encima debe correr con los gastos, por lo que es el que termina pagando.

Este año 2017 puede que el Euríbor sigue en baja y los hipotecados siguen ganando, a cierto modo, aunque por el momento a mitad de año conoceremos las nuevas pedidas que regularán esta situación económica.