Cómo evitar ser un comprador compulsivo

Comprador compulsivo: Consejos para evitar las compras compulsivas

Hay muchas cosas que pueden afectar tus finanzas personales, y una de ellas son las compras compulsivas. Si eres un comprador compulsivo, entonces eres de esas personas que compras algo que no tenías la intención de comprar.

En otras palabras, es una compra impulsiva si no la has presupuestado con anticipación. Puede ser tan simple como comprar una barra de chocolate que no estaba en su lista de compras, o tan complejo como ingresar a un concesionario de vehículos “solo para mirar” y salir con coche nuevo.

¿Por qué sigue comprando un comprador compulsivo?

Un comprador compulsivo normalmente sigue este patrón de compras compulsivas por sus emociones, experiencias pasadas, y porque cree que está haciendo un buen negocio. Por supuesto, también lo hace porque le fascina ir de compras.

Entre los ejemplos de las cosas que compra un comprador compulsivo se encuentran los dulces, la ropa, zapatos, videojuegos, juguetes, libros, productos de limpieza, así como café y comida para llevar.

Consejos para evitar la compras compulsivas

Si eres un comprador compulsivo, este es el momento para comenzar a mejorar tus hábitos financieros y cuidar tu economía familiar.

Elabora un presupuesto

Como comprador compulsivo lo primero que debes hacer es crear un presupuesto. Un presupuesto no es una varita mágica que transformará mágicamente tus finanzas. Depende de ti decirle a tu dinero a dónde debe ir cada mes y luego ceñirse a tu plan. No gastes el dinero si no ha sido presupuestado.

Espera un día o más antes de ir de compras

Cuando una compra impulsiva te entusiasme, deja pasar uno o dos días para calmarte. Considera si realmente usarás ese producto, y si puedes pagarlo en efectivo ahora mismo.

Además, ten cuidado con las ofertas que solo son válidas durante 24 horas. No te apresures a hacer una compra debido a una cuenta regresiva. Si no puedes pagarlo en ese momento, recuerda la oferta, ahorra algo de dinero y prepárate para la próxima vez.

Ve de compras con un plan en mente

Si ya no quieres ser un comprador compulsivo, asegúrate de planificar lo que quieres comprar y cuánto gastarás antes de ir de compras. Estarás menos propenso a gastar de más si tienes un plan establecido. Tu lista de compras puede incluir todo, desde comestibles hasta regalos de Navidad para toda tu familia. Solo asegúrate de saber lo que quieres comprar antes de salir de casa.

No compres en base a tus emociones

No permitas que tus emociones dicten tus hábitos de compra. Es posible que estés teniendo un día excelente y, en la emoción del momento, hagas una compra impulsiva. Quizás estés teniendo un mal día y te convenzas de que te mereces algo agradable o que ese artículo te alegrará.

Sin embargo, no compres nada cuando tus emociones están a flor de piel, ya sea que estés celebrando o tratando de animarte.

Ve de compras con alguien más

Si tienes un hermano o amigo que esté dispuesto a gritarte y decirte que no deberías comprar algo, es buena idea que lo lleves contigo. Hazle saber lo que planeas comprar y pídele que hable contigo si comienzas a desviarte de tu plan de compras inicial.