¿Qué es el interés compuesto?

¿Qué es el interés compuesto y cómo funciona?

Si deseas aumentar tus ahorros puedes sacar provecho del interés compuesto. No obstante, ¿qué es el interés compuesto y cómo funciona? En este artículo te diremos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de interés y sus beneficios.

Además, saber cómo funciona el interés compuesto, y con qué frecuencia tu banco capitaliza el interés, puede ser de gran ayuda para tomar mejores decisiones financieras.

¿Qué es el interés compuesto?

En pocas palabras, el interés compuesto es el interés que se obtiene sobre el interés. Por ejemplo, ganarás intereses tanto sobre el capital original como sobre los intereses que se acumulan con el tiempo, si abres una cuenta de ahorros de interés compuesto.

Cuando depositas dinero en una cuenta de ahorros u otra cuenta comparable, ese dinero genera intereses sobre la cantidad que depositas. Por lo tanto, si depositas €2,000 en una cuenta que paga 1% de interés anual, recibirás €20 en intereses después de un año.

Para el segundo año tendrías un 1% sobre €2010, es decir, el principal + interés, o $20,20 en distribuciones de intereses para el año, gracias al interés compuesto.

Lo que te queremos decir es que el interés compuesto ayuda a que tu dinero crezca más rápido al acelerar tus ganancias por intereses. Con el tiempo, ganarás intereses sobre saldos de cuentas cada vez más altos que han aumentado gracias a los intereses de años anteriores.

En consecuencia, el interés compuesto puede ayudarte a crear dinero con el tiempo al aumentar rápidamente los rendimientos de tus intereses.

¿Cómo funciona el interés compuesto?

El interés compuesto y el pago de intereses pueden seguir diferentes calendarios. Una cuenta de ahorros, por ejemplo, puede pagar intereses mensualmente pero capitalizarlo diariamente.

El banco calcula tus ganancias de intereses cada día en función del saldo de tu cuenta más cualquier interés que hayas ganado, pero que aún no hayas pagado.

Dicho de otra manera, cuanto más interés genera tu dinero con el tiempo, mayor será la tasa de interés de la cuenta y con mayor frecuencia se capitalizará.

El interés compuesto se calcula de la siguiente manera:

Capital inicial x (1 + (tasa de interés / cantidad de capitalizaciones por período) cantidad de capitalizaciones por período x número de períodos.

Considera el siguiente ejemplo para mostrar cómo funciona el interés compuesto:

Supongamos que tienes €100,000 en dos cuentas de ahorro separadas, cada una con un 2% de interés. El interés de una cuenta se capitaliza anualmente, mientras que el interés de la otra cuenta se capitaliza diariamente.

Después de un año, retiras el dinero de ambas cuentas. En el caso de la primera cuenta, cuyo interés se acumula anualmente, recibirás:

€100,000 x (1+(0,2/1)1×1 = €102,000

Por su parte, de la segunda cuenta, cuyo interés se acumula diariamente, recibirás:

€100,000 x 1(1+(0,02/365) 365 x 1= €102,020.08

Si lo comparamos con la cuenta de ahorro que acumula intereses anualmente, obtienes €20.08 adicionales de la segunda cuenta. Esto se debe a que el interés que gana cada día también genera intereses en los días siguientes.

En consecuencia, y debido a que estás ganando intereses sobre saldos de cuenta más grandes que resultaron de años de generar intereses sobre ganancias de intereses anteriores, el interés compuesto tiene un mayor impacto a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *