Comprar una vivienda usada: desmontando mitos

 

Durante muchos años han existido diferentes mitos o creencias de que optar por la compra de una casa que ya ha sido utilizada por otra persona no era la mejor elección. Ya fuera porque las casas nuevas eran de mejor calidad, porque las viviendas usadas ya tendrían alguna reforma hecha para evitar humedades o goteras, etc.

Sin embargo, optar por comprar una vivienda usada o de segunda mano es, en muchas ocasiones, una de las mejores decisiones que podemos optar y más en un mercado inmobiliario que está en auge en estos momentos y en el que podremos encontrar muchas y diferentes ofertas que se adapten a lo que buscamos.

Mitos sobre la vivienda de segunda mano que se desmontan solos

 

A continuación, vamos a ver diferentes mitos que pueden ayudarte a decidir sobre esa compra de vivienda de segunda mano que tienes en mente y que te lleva a la indecisión por muchas creencias populares que has escuchado.comprar tu vivienda

Las viviendas usadas son más baratas

 

Puede que lo parezcan a primera vista, sobretodo si nos fijamos en el precio que por metro cuadrado representa una vivienda nueva a una vivienda usada. Ahora bien, puede que siempre nos salga más caro una vivienda de segunda mano ya que tendremos que invertir dinero en reformas para conseguir que se parezca a la vivienda que tenemos en mente.

Además, tendremos que informarnos bien del tipo de vivienda que estamos comprando para conocer el tipo de materiales que necesitamos para que el mantenimiento de la misma sea duradero.

Las viviendas nuevas son de mayor calidad

 

Es con toda probabilidad una de las creencias más arraigadas y depende mucho de los años de antigüedad que tenga la vivienda de segunda mano que queremos adquirir, el número de personas que vayan a vivir dentro de ella o hayan vivido, como haya sido cuidada, la zona en la que esté ubicada, etc.

En lo que debemos fijarnos para conocer la calidad del inmueble que vamos a adquirir es en el estado del edificio o vivienda, las instalaciones, el estado de conservación de las mismas, etc.

Nos pueden timar más en la compra de una vivienda usada

 

Tanto el timo como el engaño están a la orden del día, tanto si queremos comprar una vivienda recién finalizada como si es una vivienda de segunda mano. La diferencia se encuentra en que tenemos que estar atentos a diferentes aspectos y pedir información diferente para conseguir evitar esa situación.

Si se trata de una vivienda nueva, tenemos que tener información clara sobre la constructora, su historial, los plazos de adquisición de la vivienda, investigar los términos de la compra, etc.

En el caso de una vivienda de segunda mano, es importante conocer la situación judicial de la vivienda  y leer de manera detenida los contratos, además de apoyarnos en un abogado si fuese necesario para evitar pagos o cobros que después no podamos demostrar o recuperar.

Es importante tener constancia de todo lo que se realice de manera documental, tanto en la compra de una vivienda nueva como de segunda mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *