Un mundo lleno de posibilidades...

Un mundo lleno de posibilidades…

Una de las cuestiones que lo más a menudo en toda clase de foros, es que si las cláusulas de una hipoteca eran abusivas, se puede solicitar la anulación del contrato hipotecario en su conjunto y no de las cláusulas sueltas que resultasen fuera de la ley.

Por ejemplo, últimamente se habla mucho de las tasaciones que estaban mal hechas o hinchadas, un problema del que ya hemos hablado aquí en diversas ocasiones. Para comprobar si la tasación era excesiva, se tiene que mirar las valoraciones de los inmuebles colindantes y comprobar si efectivamente sus valores se corresponden a los consignados en la tasación y si, de veras, los precios de otras compraventas en parecidas circunstancias alcanzaron los precios que se citan (a veces en lugar de precios efectivos se reproducían anuncios, y no es lo mismo lo que se pide que el precio final de venta).

La cuestión es que, en el ejemplo, se dice que en caso de detectarse irregularidades se puede solicitar la anulación de todo el contrato hipotecario, con la consiguiente responsabilidad judicialde la sociedad tasadora.

Bien, al grano: ¿La anulación de la hipoteca quiere decir que desaparece la deuda? Si, eso quiere decir, y que desaparece la carga hipotecaria sobre el inmueble.

¿La anulación de la hipoteca quiere decir que nos quedamos gratis la casa? De eso nada. Porque lo que no se nos va a permitir es un enriquecimiento ilícito a costa del error ajeno. Desaparece la hipoteca, pero la deuda se mantiene de un modo u otro, aunque haya que determinar, seguramente en los juzgados, a cuánto asciende y con quién la tenemos.

Por eso, en vez de anular el contrato hipotecario completo, lo más interesante suele ser intentar llegar a un acuerdo que evite a ambas partes ese engorroso proceso.

O dicho de otro modo: que es bueno saber que el entendimiento beneficia a todos, y olvidarse de los cuentos de hadas sobre hipotecas anuladas y desaparecidas.

La hipoteca puede desaparecer, pero la deuda no. Y si desaparece la deuda puede desaparecer la venta, y seguro que la mayor parte de la gente tampoco quiere eso…

En fin, que bueno será no escuchar cantos de sirena…