La hipoteca inversa esta destinada a las personas mayores con una vivienda en propiedad y que quieran disfrutar de una cantidad de dinero mensual adicional a su pensión. El banco tasa la vivienda y en función de su valor y de los intereses pactados y de los años del solicitante aplica la fórmula para saber que cuota mensual va a recibir su propietario. La hipoteca inversa se puede realizar durante unos años pactados o hasta el fallecimiento del propietario. Ahora bien, si se realiza sobre unos años pactados, el solicitante no pierde la propiedad de la vivienda al finalizar estos años, solo que a partir de los mismos el banco no seguirá abonándole cantidades.
Después del fallecimiento del propietario los herederos tienen la opción de adquirir la vivienda pagando la deuda con el banco.
La Hipoteca inversa parece una opción muy interesante para solucionar el problema de la jubilación. Es una forma de aprovecharnos de lo que nos costó conseguir una vivienda para disfrutarlo en vida. Es decir, transformar el valor de nuestra casa en dinero sin necesidad de abandonarla. Aunque debemos tener en cuenta que sería aconsejable tener un consenso familiar con los hijos antes de contratarla.