¿Qué sucederá con nuestras hipotecas si el Euribor sube?

El Euribor está encendiendo las alarmas de economistas, financieros y ciudadanos de Europa. La razón es que en los últimos meses, este índice de referencia al que se encuentran sujetas la mayoría de las hipotecas en la región, está presentando un alza considerable, lo que puede generar numerosos movimientos en el sector inmobiliario, así como gran preocupación entre los compradores.

En consecuencia el panorama para todos los actores involucrados en la compra y venta de viviendas, no luce alentador en el futuro cercano.

Por ejemplo, el profesor Gay de Liébana ha mencionado que para el año que viene el Euribor entrará en terreno positivo y lo que se espera al respecto es que se vaya normalizando conforme el BCE (Banco Central Europeo) retire sus estímulos.

Como resultado, se esperan mayores costos para los hipotecados, lo que repercute directamente en el encarecimiento de la renta mensual, conforme nos vamos acercando al final de la época en que predominaba el crédito barato.  Las repercusiones se sentirán casi de forma inevitable en los bolsillos de los ciudadanos.

Hipoteca fija contra hipoteca variable

Luego de la recuperación económica que se ha podido generar en los últimos años, se ha reactivado considerablemente el mercado de las viviendas y por lo tanto, la liberación de créditos por parte de las entidades bancarias, que se habían visto notablemente reducidos luego de la crisis de 2008.

Ahora la situación es diferente, sin embargo, existe una cuestión al respecto, y es que los créditos se han liberado, pero bajo diferentes esquemas, siendo una de las decisiones más importantes que pueden tomar los clientes en relación a esta situación, la que tiene que ver con la adquisición de una tasa fija o variable.

Desde el año 2015, la opción que ha ganado mayor tendencia es la de tipo fijo, que en ese año, apenas suponía un 7.4%. No obstante, apenas un par de años después, en 2017, ya había cerrado con un interés del 38% frente a las tasas variables, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

A pesar de los aumentos, las tasas de tipo fijo son mucho más demandadas, esto debido a que proporcionan una certidumbre que el cliente no podría hallar en las tasas variables, pues en los tiempos actuales la economía cada vez se vuelve más impredecible y ese es un factor muy importante para determinar la compra de una propiedad.

Con la subida del Euribor, los bancos también prefieren las hipotecas de tipos fijos

Ante la tendencia al alza que presenta el Euribor, los bancos han comenzado a bajar las tasas de tipo fijo de las hipotecas, y por esta razón, están utilizando su poder de persuasión para que sus clientes opten por esta opción para reducir los riesgos de impago en el futuro.

El motivo que los bancos tienen para promover esta medida es que prefieren los tipos fijos para calcular mejor la rentabilidad que obtendrán por los créditos, los cual también les facilita mucho la posibilidad de maniobrar con las ganancias de las operaciones, esto por supuesto en la medida en la que continúe la tendencia al alza del Euribor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *