Porcentaje que se suma al valor del índice de referencia (por ejemplo al euribor), en los préstamos de tipo variable o mixto.