¿Qué es y cómo funciona el capital de riesgo?

Capital de riesgo: ¿Qué es y cómo funciona?

El capital de riesgo hace referencia al dinero de los inversores que desean beneficiarse de la propiedad parcial, el crecimiento a largo plazo y del alto potencial de las nuevas empresas. Es básicamente, una de las múltiples formas en que los emprendedores superan sus obstáculos financieros al comenzar un negocio.

Debido a que el tamaño, los activos y la fase de desarrollo de una nueva empresa pueden impedir que crezca rápidamente, este dinero puede ser un instrumento vital para gestionar los costos iniciales.

¿Qué es el capital de riesgo?

Aunque los bancos pueden dudar en ofrecer préstamos a empresas con poco o ningún historial o garantía, los inversionistas ángeles y las empresas de capital de riesgo con frecuencia están preparadas para arriesgarse con un nuevo producto o servicio. No obstante, los inversores estarán más inclinados a asumir el riesgo si existe un plan completo para operar el negocio.

El capital de riesgo es un tipo de financiación para empresas. También funciona como un vehículo de inversión para personas e instituciones. En otras palabras, es un medio para que las empresas recauden efectivo a corto plazo, mientras los inversores amplían su riqueza con el tiempo.

Las empresas de capital riesgo recaudan dinero de los inversores para formar fondos de riesgo. Dichos fondos se utilizan para comprar acciones en empresas en etapa inicial o tardía, según el enfoque de la empresa.

Estas inversiones están bloqueadas hasta que la empresa se compra o se hace pública, momento en el que los capitalistas de riesgo se benefician de su inversión inicial.

¿Cómo funciona el capital de riesgo?

Como su nombre lo dice, el capital riesgo implica un alto nivel de riesgo, pero también un alto nivel de ganancia. Por un lado, los capitalistas de riesgo deben invertir en nuevas tecnologías y negocios que tienen muchas promesas de crecimiento pero que aún no son lucrativos.

El problema con esto es que más de dos tercios de las nuevas empresas respaldadas por capital de riesgo fracasan. Al mismo tiempo, dependiendo del éxito de la puesta en marcha de un nuevo negocio, las inversiones de capital riesgo pueden ser bastante rentables.

En un principio, los emprendedores buscan apoyo en familiares y amigos. Sin embargo, el nuevo negocio debe escalar en algún momento, posiblemente años antes de que sea rentable. Por lo tanto, se vuelve imprescindible encontrar fuentes de financiamiento más formales para impulsar su crecimiento. Es aquí donde entra en juego el capital de riesgo.

Otro rasgo distintivo de este tipo de financiación, es que la mayoría de las inversiones se realizan durante un largo período de tiempo. Las empresas emergentes suelen tardar de 5 a 10 años en crecer.

Por lo tanto, el dinero invertido no se puede recuperar sino hasta que la empresa sea lo suficientemente rentable como para atraer compradores en los mercados públicos, secundarios, de fusiones, o adquisiciones.

Debido a que los fondos de riesgo tienen una vida útil de 10 años, los inversores de capital de riesgo pueden llevar a cabo estas inversiones sin sentirse obligados a proporcionar retornos rápidos.

El aspecto clave del capital de riesgo, es que permite a los empresarios financiar sus operaciones sin endeudarse. Además, es una opción de financiación atractiva para las empresas que desean crecer rápidamente. Esto porque puede ayudarles a superar a la competencia al permitirles realizar más inversiones en cada etapa de crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *