Qué es subrogar una hipoteca

Subrogar una hipoteca: ¿Qué significa y qué tipos de subrogación existen?

Subrogar una hipoteca es un término relacionado con la novación hipotecaria. En otras palabras, es un tipo de modificación que se realiza respecto a alguno de los factores o condiciones del préstamo hipotecario.

La gente a menudo piensa que cuando firman una hipoteca, o incluso un préstamo, nada de lo que refleja el contrato se puede modificar. Sin embargo, la realidad es que no es así, de hecho, se pueden realizar cambios, y por lo general para bien.

¿Qué es subrogar una hipoteca?

Como se ha mencionado, la subrogación de una hipoteca es un tipo de novación que permite modificar algún factor o condición del préstamo hipotecario. Específicamente, la subrogación de un préstamo hipotecario puede ser de deudor o acreedor.

Tipos de subrogación hipotecaria

A continuación detallamos cada uno de los tipos de subrogación de hipoteca:

Subrogación de deudor

Es un tipo de subrogación que se presenta cuando se modifica el titular del préstamo, es decir, el deudor. La mayoría de las veces sucede en operaciones de compraventa. Por ejemplo, al comprar una vivienda que esta hipotecada a una promotora, el comprador es ahora quien debe ese dinero al banco.

Una vez que se lleva a cabo esta solicitud de subrogar una hipoteca, la entidad bancaria es la encargada de aprobar la modificación. Antes de que esto suceda, el banco realiza un estudio de riesgo al nuevo deudor, con el objetivo de comprobar que puede pagar la deuda hipotecaria.

Subrogación de acreedor

En este caso, es una subrogación de hipoteca que sucede cuando se cambia la hipoteca de un banco a otro. En otra palabras, lo que se cambia es el banco al que se le debe pagar la hipoteca.

A diferencia de la subrogación de deudor, con la subrogación de acreedor no es necesario solicitar permiso al banco para cambiar la hipoteca. Lo único que se requiere es que el banco al que deseas trasladar el préstamo hipotecario lo acepte.

Beneficios de cambiar la hipoteca de banco

Al subrogar una hipoteca al acreedor se obtienen algunas ventajas que vale la pena considerar. Básicamente son dos los principales beneficios de la subrogación hipotecaria:

Mejorar las condiciones

Al subrogar una hipoteca para cambiar de banco se pueden mejorar las condiciones del préstamo hipotecario. Es decir, cuando se cambia la hipoteca de una entidad a otra, por lo general se hace debido a que el otro banco ofrece mejores condiciones, o una rebaja en los intereses.

Negociar con el banco actual

La subrogación de un préstamo hipotecario también puede ocasionar que tu banco actual realice una contraoferta para que mantengas la hipoteca. Por lo tanto, la ventaja es que se tiene poder de negociación ante el banco, lo que al final se traduce en un reajuste de las condiciones de la hipoteca.

Cabe mencionar que el cambio de hipoteca de un banco a otro surgió como una iniciativa del gobierno con la finalidad de fomentar la competencia entre los bancos. Además, con este tipo de subrogación hipotecaria, los titulares se benefician de conseguir mejores condiciones en su hipoteca, sin tener que cancelarlo y formalizar una nueva hipoteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *