¿Qué es una ejecución hipotecaria?

¿En qué consiste la ejecución hipotecaria y cuándo se produce?

Cuando se contrata una hipoteca la intención es devolver el préstamo en el plazo acordado. Ese es el escenario ideal para todos los titulares de una hipoteca. Sin embargo, cuando esto no es posible, existe el riesgo de que se presente lo que se conoce como ejecución hipotecaria.

Pero, ¿qué es y en qué consiste la ejecución hipotecaria? ¿cuándo se produce dicha situación? A continuación resolvemos todas tus dudas con respecto a este tema para que lo tengas en cuenta al momento de contratar una hipoteca.

¿Qué es una ejecución hipotecaria?

Una ejecución hipotecaria es un procedimiento judicial que puede llevar a cabo una entidad bancaria. Se ejecuta cuando se produce una situación de impago de una deuda garantizada con el préstamo hipotecario inmobiliario.

Sin embargo, para que el banco pueda realizar dicho procedimiento, deben constar en la escritura de la hipoteca dos requisitos fundamentales.

  1. Por un lado, que se haya determinado un valor en que se tasa el bien hipotecado.
  2. También, que conste un domicilio a efectos de notificaciones.

Cabe mencionar que se considera como el procedimiento más ágil y con mayores garantías de recobro para la entidad bancaria. Sobre todo que la ejecución hipotecaria esta dirigida directamente contra el bien hipotecado.

Por lo tanto, se procede con la subasta pública de la vivienda para satisfacer el pago del préstamo hipotecario. A dicha subasta puede acudir cualquier persona, y realizar su puja, con el objetivo de comprar esa propiedad.

¿Cuándo se produce la ejecución hipotecaria?

Se produce en el momento en el que el titular de la hipoteca, incumple en sus obligaciones de pago. Cuando esto sucede, se deben de pagar tanto el capital, como los intereses ordinarios.

Dicho impago genera que además se devenguen intereses por concepto de demora, así como otros gastos, incluyendo las comisiones por reclamación de impago. Además, cuando el incumplimiento en las obligaciones de pago, se prolonga en el tiempo, se convierte en una situación de impago grave.

Es en este momento cuando la legislación española le da el derecho al banco para instar el vencimiento anticipado del contrato hipotecario. Al presentarse este hecho, al titular de la hipoteca se le reclama jurídicamente, no únicamente por el impago de los importes vencidos en cuanto al capital e intereses.

También el capital del préstamo que haya quedado pendiente de vencimiento. Lo anterior sin perjuicio de todos esos gastos en los que incurra la entidad bancaria por verse en la necesidad de interponer el procedimiento judicial.

¿Qué sucede con el deudor hipotecario?

El titular de la hipoteca, convertido en deudor hipotecario, deberá responder con sus bienes presentes y futuros, en caso de que se presente el impago. Sin embargo, en caso de que el bien hipotecado sea titularidad de un tercero, el cual no se constituya como deudor, solo se responderá de la deuda con la vivienda.

Lo anterior no obstante que lo que se adeude por capital, así como intereses. Sea superior a la responsabilidad hipotecaria establecida en el contrato del préstamo. Si se presenta el impacto, el titular de la hipoteca puede hacer lo siguiente:

  • Pagar la deuda para liberar el bien.
  • Permitir que se lleve a cabo la ejecución.

Después de la ejecución hipotecaria, si existiera un sobrante de la venta de la vivienda, este sería para terceros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *