¿Cómo refinanciar una hipoteca?

Refinanciar una hipoteca: ¿En qué consiste y cómo se consigue?

Durante la vida del préstamo hipotecario, a menudo se considera refinanciar una hipoteca con el objetivo de obtener mejores condiciones. Sin embargo, es importante saber en qué consiste este procedimiento y cómo se puede conseguir.

Más allá de que te interese contratar una hipoteca variable cuando baja el euribor. Conviene valorar si lo mejor es refinanciar el préstamo hipotecario actual.

¿Qué significa refinanciar una hipoteca?

Refinanciar una hipoteca significa cancelar el préstamo hipotecario que se encuentra vigente. El objetivo es suscribir una nueva hipoteca, la cual, idealmente debe tener condiciones que se ajusten a nuestras necesidades actuales.

Por lo tanto, refinanciar un préstamo hipotecario es adecuado para cuando se necesita atender el pago de las cuotas mensuales. También puede ser una buena opción en caso de que se tengan problemas para liquidar la deuda con la entidad.

Igualmente se puede solicitar dicho procedimiento cuando la solvencia económica haya mejorado y se puedan pagar las cuotas más fácilmente. Sin embargo, todo esto dependerá de que se realice una buena negociación con el banco.

¿Cómo se consigue refinanciar una hipoteca?

Para refinanciar un préstamo hipotecario se pueden negociar con el banco diferentes condiciones de la hipoteca. A continuación detallamos los métodos más comunes para refinanciar una hipoteca.

Reducir el tipo de interés

Si logramos refinanciar nuestra hipoteca con el banco y conseguimos una reducción en el tipo de interés. Significa que pagaremos una menor cantidad en las cuotas mensuales del préstamo.

A menudo es el método más recomendado para cuando nuestro préstamo es antiguo y el interés aplicable es de tipo fijo.

El plazo de amortización

Modificar el plazo de amortización también es otra manera de refinanciar una hipoteca. Significa que podemos solicitar al banco una reducción o alargamiento en la duración del préstamo.

Lo que se busca es pagar las cuotas mensuales durante un mayor o menor tiempo, dependiendo de lo que se elija. De esta manera, al refinanciar una hipoteca incrementando el plazo, se traducirá en una reducción en las cuotas mensuales.

En caso de que nuestra situación económica haya mejorado, podría ser conveniente reducir el plazo de amortización. Con ello la cuota mensual aumentará, pero a cambio obtendremos una reducción en los intereses abonados.

Modificar el tipo de interés

Es una de las opciones más recomendables cuando se trata de una hipoteca a tipo variable referenciada al Euribor. Sobre todo si este índice de referencia se ha incrementado con respecto a cuando se contrató el préstamo.

En consecuencia, si el Euribor ha experimentado cambios a la alza. Incluso si se prevé que dicho índice pueda subir más adelante. Entonces puede ser conveniente refinanciar una hipoteca solicitando un préstamo hipotecario a tipo fijo.

La reunificación de deudas

Otra forma de refinanciar una hipoteca es a través de la reunificación de deudas. Por lo tanto, si actualmente tenemos múltiples deudas, podemos solicitar una reunificación de deudas.

De esta manera todos los préstamos personales, hipotecas, deudas de tarjeta de crédito, etc., las pagamos todas a través de una misma cuota, la cual se vería reducida en conjunto.

En este caso no debemos perder de vista el plazo de amortización, ya que si este se incrementa, se pagarán más intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *