Comisiones en las hipotecas a tipo fijo

Comisiones en las hipotecas a tipo fijo que debes tener en cuenta

Sabemos que todos los préstamos hipotecarios tienen comisiones, sin embargo, las comisiones en las hipotecas a tipo fijo pueden alcanzar hasta el 5% del préstamo. Por ello es importante determinar qué comisiones aplican en este tipo de hipotecas.

Además, y según los datos del INE, dos de cada tres préstamos hipotecarios que se constituyen en España, son hipotecas a tipo fijo.

¿Cuáles son las comisiones en las hipotecas a tipo fijo que debes conocer?

Si bien el interés en los préstamos hipotecarios a tipo fijo son similares a los de las hipotecas variables, debemos recordar que en las hipotecas a tipo fijo existe la compensación por riesgo de tipo de interés.

Dicho esto, veamos cuáles son las comisiones en las hipotecas a tipo fijo que debes tener en cuenta:

Compensación por riesgo de tipo de interés

Además de la comisión de amortización, un préstamo hipotecario a tipo fijo, también suele incluir lo que se conoce como comisión por compensación por riesgo de tipo de interés. Esta es una comisión que los bancos cobran cada vez que se presenta una cancelación anticipada del préstamo, o en su caso, la subrogación de la hipoteca, que en ambos casos representan una pérdida para la entidad.

Con frecuencia se estima entre el 1 y el 5% del capital pendiente al momento de la operación.

Comisión por amortización anticipada

También se le conoce como comisión por desistimiento y consiste en un cobro que se aplica cuando se amortiza el préstamo hipotecario de manera parcial o total. En este caso, los bancos solo pueden aplicar un 0.5% de comisión por amortización anticipada, cuando dicha operación ocurre en los primeros años del préstamo.

Será del 0.25%, cuando hayan pasado los primeros cinco años.

Comisión de novación

Es otra de las comisiones en las hipotecas a tipo fijo más comunes. Básicamente se trata de una comisión que se aplica cuando el cliente requiere una modificación en el contrato de común acuerdo con el banco.

Puede ser para ampliar el capital, o también para prolongar el plazo del préstamo hipotecario, incluso para reducir las cuotas. En este caso, la comisión suele ser de entre el 0.1 al 1%.

En caso de que se modifique el plazo de la hipoteca, la comisión no puede ser de más del 0.1% del capital pendiente. Si la modificación que se realiza es cambiar el tipo de interés variable, por uno fijo, la comisión que se aplica debe ser de máximo 0.15% en los primeros tres años.

Comisión de subrogación

Este es otro ejemplo de las comisiones en las hipotecas a tipo fijo que debes conocer. Se aplica cuando el préstamo hipotecario se ajusta para cambiar de entidad, o en su caso, al titular de la hipoteca.

La buena noticia es que la Ley Hipotecaria de 2019, establece un límite para la comisión de subrogación. Es decir, los bancos no pueden cobrarte una comisión de subrogación por encima del 0.5% del capital pendiente en los primeros cinco años. Tampoco debe superar el 0.25% en los años posteriores.

Cabe decir que en el caso de la comisión por apertura, actualmente gran parte de los bancos ya no la aplican en sus préstamos hipotecarios a tipo fijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *